Dislexia, testimonio de un joven de 18 años

A continuación, reproducimos un testimonio personal, la carta que nos hizo llegar un joven de 18 años que, recién diagnosticada su dislexia, comienza a comprender lo que le ha venido pasando.
Enhorabuena, Antonio, eres un ejemplo de superación personal, que a pesar de las trabas que te han puesto algunos profesores y el sistema educativo, no has tirado la toalla y has salido adelante.
Este testimonio no es una historia aislada, es la que viven a diario montones de niños y niñas, de jóvenes y adultos que tienen que luchar contra un sistema que no les quiere entender.

Hola,

Me llamo Antonio, tengo 18 años (diagnosticada la dislexia hace 9 meses) esto me resulta un poco difícil pero espero que ayude a personas en una situación similar a la mía :-). Desde quinto de primaria empecé a darme cuenta que algo me pasaba, pues mis amigos del cole podían ir al parque mientras yo me tenia que quedar con los deberes y clases particulares, pero eso no era lo peor, pues yo llegaba a clase y el profesor aprovechaba a sabiendas de mis “bloqueos en publico”, mi timidez y mi poco inglés y se dedicaba a preguntarme, para ponerme en vergüenza delante de toda la clase y así “demostrarme que no valía para estudiar”, este es el apoyo que tuve por parte de mi profesor.

Tras esto mis padres decidieron cambiarme de colegio, pues yo no me sentía muy cómodo con mi profesor, durante este periodo daba clases con una logopeda, mi problema era mi lentitud en algunos aspectos del aprendizaje. En el nuevo colegio empezaron a funcionar las cosas de otra forma, pero aun esforzándome al 100% mis notas eran raspadas, todo cincos y seises, yo bajé a la orientación del centro y dijeron tras un estudio que tenia déficit de memoria y comprensión lectora y me mandaron libros de trabajo durante la ESO. pero llegue al bachiller…nueva forma de afrontar los estudios ya sin ayuda de una logopeda pero con la ayuda de una academia de apoyo en este curso lo “pasé” con mucho esfuerzo y muchas horas de estudio entre el colegio de (8.00 a 14.00) y la academia de (16.00 a 20.00), esto supuso un gran cansancio por mi parte.

Fui de nuevo a la orientación del centro y me decían que ya tenia un diagnostico, que lo único que me pasaba era que mi organización y aprovechamiento de horas de estudio era malo y me iba tan convencido de eso que, cuando llegaba a casa le dedicaba una o dos horas más de estudio con los mismos resultados,  pero aprobé y como, con recompensa todo parece mas fácil, el esfuerzo  había merecido la pena…pero llego segundo de bachiller y en el primer trimestre me quedaron 6 asignaturas de 7, con un gran estudio a la espalda, mi moral bajo como una montaña rusa, pues me quedaron todo con cuatros y los profesores se excusaron en mi “poco trabajo”, tras esto no quería salir con mis compañeros del colegio, no quería comer, no quería estudiar, lo único que quería hacer, era estar tumbado en mi cama todo el día.

Para mi familia era un golpe enorme pues verme así les llevo a moverse y ir a la doctora Valdés (psiquiatra y psicoterapeuta) que me derivó a  descubrir esta Asociación y a una evaluación en el cedop  lo cual fue la respuesta a mis preguntas interiores de porque estudiando mucho mas que los demás sacaba mucho menos …me diagnosticaron una dislexia como era de esperar. Tras esto se lo comunicamos al colegio, sin ayuda de nadie recuperé cuatro asignaturas, el colegio decidió pensarse la ayuda, pero tras dos meses y la evaluación final a la vista decidimos ir a hablar con la tutora, la cual se ofreció para ayudarme pero por negación de la dirección del colegio no pudo hacer nada…el colegio me negó la ayuda rotundamente, empezó un calvario personal pues iba a tener una segunda evaluación igual a la primera y pasó, pero encontré un resquicio de luz entre las nubes (Ábaco Logopedia tlf:913662906) con dos chicas maravillosas que me ayudaron en todo lo posible, una psicopedagoga Sara, con la cual empecé a tratar todo mi bloqueo y el curso; y Sandra, me ayudó a abrirme y aceptar mi dislexia. A partir de aquí  con la ayuda de este centro y el apoyo de mi familia y Dislexia sin Barreras, salí a adelante, en junio me quedaron 3 y las he aprobado en septiembre y acabo  de entrar en un módulo de grado superior llamado tafad…y ahora empieza mi vida de verdad :-).

Quiero dar las gracias a mi familia,a mis amigos,  a mis tutoras de primero y segundo de bachiller, a mi profesora de biología, de nuevo a “Ábaco logopedia”, a la doctora Valdés y como no a la Asociación por el interés y ayuda mostrados.

Gracias a todos y espero que le sirva a alguien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s